IT EN ES

Misioneras y misioneros

Angélica María Diez, Misionera 

He conocido al Padre en el Centro Mariano de Olavarría (Argentina) después de dos años de contactos epistolares. El idioma no fue un obstáculo. Su corazón de Padre intuía de mí, más de lo que yo misma conocía. Siempre me animó y sostuvo. En la memoria de mi corazón conservo todo aquello que aprendí de él, que recibí de él y que él me confió, para hacerlo tesoro y ponerlo a disposición del Instituto. ¡Cuántas palabras, gestos, silencios, miradas cómplices de su humorismo, confidencias para llevar en la oración!
Muchas veces me confesé con él. Salía renovada “en gracia y santidad” como de la fuente bautismal, consciente y feliz de ser confirmada en la verdad del amor que Dios tenía por mí y me confiaba para que continuase entregándolo. Me sostuvo y guió a amar mi vocación, la misión, el carisma y me alentaba para que hiciera conocer esta realidad a través de la música. ¡Cuánto creía el Padre en la inspiración y en la música! ¡Cuánto gozaba en las noches comunitarias donde cantábamos un poco en italiano y un poco en castellano!
Gracias Padre, por haber encendido el espíritu misionero dentro de mí y haberme dado coraje, con tu vida y con tu testimonio, para abrirme a la gracia del Amor que fecunda.
Gracias Padre, por el amor delicado y confiado a la Virgen que me transmitiste y contagiaste.
Hasta pronto, tu hija, Angélica. (del libro “Un hombre, un sueño, una historia”, p. 65-66)

Anna Brizzi, Misionera 

Como director espiritual, tenía una atención particular a los movimientos del Espíritu. Recuerdo cuando a los dieciséis años, titubeante, fui a su estudio y le dije: «Yo siento que Dios me está llamando a la vida consagrada, a ser una Misionera, pero dentro mío hay un gran deseo de ser madre. ¿Cómo puede Dios sugerir a mi corazón dos deseos, ambos buenos, pero que en este caso no se pueden conciliar?». Con paciencia me indicó la colina que está detrás de la Casa de la Inmaculada y me preguntó si podía ver la otra ladera. Le respondí que no. «Confía y comienza…», me dijo. «A lo largo del camino entenderás que también hay una maternidad espiritual que va más allá de la maternidad física y te proporcionará mucha alegría». El Padre tenía razón. Después de 28 años de seguimiento de Cristo, vividos en Argentina y en los Estados Unidos, puedo decir que esta maternidad ha llenado mi corazón y, estoy segura, ha dado vida a muchos hermanos, por la bondad de la Inmaculada.  (del libro “Un hombre, un sueño, una historia”, p. 60-61)

Primer plano

“El culto a Dios sincero y humilde no lleva a la discriminación, al odio y la violencia, sino al respeto de la sacralidad de la vida, al respeto de la dignidad y la libertad de los demás, y al compromiso amoroso por todos” (FT 283)

Ni la religión, ni la raza, ni el dinero, ni el poder nos deben hacer olvidar que todos, sin distinción, salimos de la mano del Dios bueno que nos ha creado...

Como ayudarnos

El Padre Luís Faccenda nace en San Benedetto Val di Sambro, un pueblo de Bolonia (Italia), el 24 de Agosto de 1920.

En sus libros y escritos están recogidas numerosas experiencias, catequesis, que reflejan su amor apasionado por Dios, por la Inmaculada.

News social
Facebook
' Vamos transitando la Cuaresma desde el Miércoles de Ceniza… Es un tiempo para aprovechar las oportunidades y vivir una auténtica conversión. La conversión del corazón, ese giro interior hacia Dios tan necesario para afianzar nuestros valores. ​Cuaresma 2021 y “doble” Cuarentena , la que litúrgicamente acompañamos al Señor en el desierto que va preparando su entrega y la otra Cuarentena , la del Covid 19 que se va prolongando. En este tiempo, han... sido muchas las oportunidades que se nos han presentado para “sacar” lo mejor y lo peor de nosotros mismos - hay que recocerlo con la mano en el corazón , como dicen los mayores -. Este proceso de cambio , conversión y transformación va paso a paso, día a día y nos va mostrando “lo de adentro”, lo que hay que erradicar y lo que hay que “regar” para dejar brotar semillas de bien construyendo así fraternidad. ​Es un llamado a seguir creciendo y, al mismo tiempo una plataforma adecuada para que Dios con su amor reine en nuestras vidas. ¿Será cuestión de cambiar el Chip y crear oportunidades? ¡Las oportunidades están al alcance de la mano, de tu mano, de mi mano ! Ese gesto oportuno de: “saludar con alegría”, “ser agradecido/a”, “desprenderse de algo propio en beneficio de quien lo necesita”, esto es lo que nos dignifica y sale de nuestro interior y nos hace bellos y bellas . ​ Cuaresma ; al mismo tiempo que nos mueve a la caridad nos habla de ayuno, de abstenernos , no tanto de comer y de beber sino de algo más profundo y constructivo: “ayunar de palabras hirientes para transmitir en cambio palabras bondadosas”; “ayunar de egoísmos para llenarnos y desbordar en actos de bien”; “ayunar de pesimismos para cambiarlos por formas nuevas de esperanza”. ¿Qué oportunidad elegís de caridad y de ayuno? ¿Cuales te parecen las más oportunas para ponerlas en práctica con los de casa, los compañeros de trabajo, los vecinos ? ​ ​Sigamos… las oportunidades no faltarán .Cuaresma - y Cuarentena “ doble” es una excelente ocasión para crecer y compartir donándonos. Será una efectiva manera de acompañar a Jesús que se entrega por todos y a tantos que hoy están sufriendo las consecuencias de la enfermedad y de la pérdida de seres queridos. Nos anima el papa Francisco: “¡Qué importante es soñar juntos! […] Soñemos como una única humanidad, como caminantes de la misma carne humana, como hijos de esta misma tierra que nos cobija a todos, cada uno con la riqueza de su fe o de sus convicciones, cada uno con su propia voz, todos hermanos”.(FRATELLI TUTTI, punto 8). ​ (*) Angélica Diez, Misionera de la Inmaculada Padre Kolbe, Olavarría.' Altro...'
Instagram
Loading…