IT EN ES

Las etapas de preparación

 

SER MARÍA: UN SUEÑO QUE NOS LLEVA LEJOS

PROYECTO CONSAGRACIÓN A LA INMACULADA

¿QUÉ ES?

Es un Itinerario de formación en 5 etapas, que presenta la consagración a la Inmaculada según la espiritualidad de san Maximiliano Kolbe y el aporte dado por el padre Luis Faccenda.

¿POR QUÉ CONSAGRARNOS A LA VIRGEN?

Porque Jesús nos la da como madre. Desde la cruz dice: “Mujer, aquí tienes a tu hijo”. “Aquí tienes a tu madre” (cf. Jn 19, 26-27). Porque como el discípulo amado, con un gesto de fe profunda, la recibamos como hijos y le demos espacio en nuestra vida.

¿POR QUÉ SER MARÍA?

“Ser María” es la “meta” de la consagración a la Inmaculada. Confiando en María nos dejamos guiar por Ella, para vivir una relación filial, para aprender de sus gestos y actitudes, para asemejarnos cada día más a Ella y así realizar el proyecto de amor que Dios tiene para cada uno de nosotros.

ETAPA I

CONECTAR

“Ven y verás” (Jn 1, 46)

Proponemos un itinerario para favorecer el encuentro vital con Jesús, su persona y su mensaje como fuente de identidad y felicidad.


ETAPA II

DESPERTAR

“He aquí a tu madre” (Jn 19, 27)

Ofrecemos un conocimiento inicial sobre la Virgen María y su misión en el misterio de Cristo y de la Iglesia para despertar el deseo de consagrarse a Ella.


ETAPA III

ABRAZAR

“Y la recibió en su casa” (Jn 19, 27)

Presentamos la espiritualidad de la consagración a María según la propuesta del padre Kolbe y del padre Luis Faccenda, para abrirnos con Ella al amor de Dios y a los hermanos.


ETAPA IV

CONTAGIAR

“María partió y fue sin demora…” (Lc 1, 39)
Proponemos profundizar el camino de consagración a la Inmaculada como estilo de vida y de misión.


ETAPA V

ANIMAR Y ACOMPAÑAR

“… y se puso a caminar con ellos…”  (Lc 24, 15)
Brindamos formación y acompañamiento a los ya consagrados que son animadores de grupos, fortaleciendo su relación con Dios y la Virgen. Ofrecemos herramientas de animación.

***

Soñamos que todas las personas, acompañadas por María y como Ella, descubran su vocación de ser hijos e hijas amados por Dios, vivan su misión y den testimonio de la alegría del Evangelio en la Iglesia y en el mundo·

 

 

Primer plano

Hoy más que nunca es vital abrirnos a la escucha del Espíritu para que, como Pueblo de Dios, desde el encuentro y el diálogo comunitario, discernamos nuevos caminos, para la presencia de la Iglesia y su renovación misionera.

Como ayudarnos

«El amor es el secreto de Dios. Delante a Él no existe el grande, el pequeño, lo mucho, lo poco, solo el amor» (padre Luis M. Faccenda)

Si tienes tiempo libre y deseas estar disponible, si tienes un talento particular para compartir

Nuestro trabajo y nuestras misiones se sostienen exclusivamente con tu generosidad.

Loading…