IT EN ES

Consagración a María

Dios nos da la libertad de elegirlo cada día, y María hace lo mismo, no todos los días de nuestras vidas los hemos recibido de la misma manera, sin embargo, tengo la certeza que ellos nunca nos abandonan. Hoy las puertas de mi casa se abren para que María nunca deje de estar, para que podamos caminar juntas y aprender a su lado cómo ser mujer, madre, discípula por el resto de mis días”. Samanta.

El acto de ofrecimiento a María es una invitación para todos, es un acto libre, aceptado y vivido como don. Para prepararse se aconseja conocer lo que la Iglesia enseña sobre la Madre de Dios, y profundizar, con la ayuda de algún texto mariano, el significado de este gesto.  Se encuentran disponibles subsidios e itinerarios de formación.
Establecida una fecha, en un momento de oración o también al finalizar la celebración Eucarística, se lee la oración de entrega, que después será renovada con frecuencia. Como signo exterior de esta entrega, San Maximiliano Kolbe invitaba a llevar la Medalla Milagrosa, pero sobre todo a ser verdaderos hijos y apóstoles de María en el propio ambiente.
(Para quien desea realizar el Acto de Ofrecimiento a María tenemos previsto un itinerario de preparación en nuestros Centros).

 

 
LOS ENCUENTROS 
 
 

 

 
 
 

 


 


 

Primer plano

Hoy más que nunca es vital abrirnos a la escucha del Espíritu para que, como Pueblo de Dios, desde el encuentro y el diálogo comunitario, discernamos nuevos caminos, para la presencia de la Iglesia y su renovación misionera.

Como ayudarnos

Para quien desea poner su vida en las manos de María tenemos previsto un itinerario de preparación en nuestros Centros.

El acontecimiento tuvo lugar el 27 de noviembre de 1830, en París, en Rue de Bac, la Virgen Santísima se le apareció a Santa Catalina Labouré.

Virgen Inmaculada, te entrego todo lo que tengo, todo lo que amo, todo lo que soy

Loading…