IT EN ES

25 años de consagración a Dios

de Zulema Tamagusuku

Celebrando los 25 años de mi consagración a Dios, deseo agradecerle todos los dones con los que me ha colmado en estos años.

Gracias Señor por la vocación a seguirte como misionera en el Instituto Misioneras de la Inmaculada padre Kolbe, que has regalado a la Iglesia. Gracias por el don de san Maximiliano Kolbe que me enseñó a caminar, dejándome conducir por María para ser Ella y ser su presencia en el mundo. Gracias por el padre Luis Faccenda, nuestro fundador, que me guió en el camino con su ejemplo de vida y su paternidad espiritual.

Gracias por mis hermanas misioneras y voluntarios con quienes comparto la fraternidad y la misión. Gracias a mis familiares, vivos y difuntos, que me han acompañado y sostenido en estos años y están siempre presentes con tantos gestos de cercanía y amor.

Gracias Señor por todas las personas que dejaron y dejan huellas de Tu presencia en mi vida para seguir caminando con alegría, esperanza y renovado entusiasmo. Gracias Señor porque Tú solo haces maravillas y sigues tejiendo la trama de mi vida con lazos de amor y fidelidad.

Te renuevo mi SÍ, mi entrega, con el ferviente deseo de seguir amándote y sirviéndote en la vida cotidiana y en las hermanas y hermanos que encuentro.

Tu amor y tu misericordia son eternos. Con María, mi vida te canta las maravillas de tu amor. GRACIAS SEÑOR!   

Zulema

 

Loading…