IT EN ES

Lo más lindo de mi camino

Descubrir a un Dios que me ama

Me llamo Gabriela, tengo 44 años, soy Misionera de la Inmaculada Padre Kolbe, profesa temporal de 5to. Año. Vivo sola en Rosario de Lerma, Salta. Mi familia es algo numerosa, de seis hermanos soy la menor, tengo 16 sobrinos y 12 sobrinos nietos que son una gran alegría en mi vida. Trabajo como secretaria en un Centro de Formación Profesional, donde jóvenes estudian mecánica del automotor, capacitándose para una casi inmediata salida laboral.
 Conocí el Instituto en el año 2000, por una hojita del Domingo, un viernes santo, día en que el Señor ya me estaba dando una señal; desde ese momento tomé contacto con las misioneras, pero después de idas y vueltas, recién en el 2008 empecé el camino para conocer más y buscar lo que Dios me estaba preparando.
 En ese entonces mi apostolado era la misión en los cerros, etapa que fue clave en mi vida para encontrarme verdaderamente con Dios y descubrir mi vocación; por eso lo que más me gustó del Instituto fue su carisma misionero, después que ingresé tuve la posibilidad de seguir caminando los cerros llevando la alegría del Evangelio a mis hermanos más alejados.

Lo más lindo de mi camino como misionera ha sido descubrir a un Dios que me ama y que está enamorado completamente de mí, que me llamó a ser madre por pura gracia suya, madre al estilo de María, por eso intento dejar en cada persona que entra en mi vida, en cada lugar donde voy, las huellas de su ternura maternal. A lo largo de estos años de seguimiento de Jesús, para mí la felicidad es vivir consagrada a Él, entregada por completo al Amor, es vivir con alegría la “poda” diaria para dar mejor fruto, es saber que Él es fiel y que cumple sus promesas, es tener la certeza de que Él transforma mi vida para que libremente pueda responder su llamado y seguir sembrando su Reino.

Primer plano

Nuestro querido papa Francisco nos ha regalado la oportunidad de tener un año dedicado a san José, este hombre discreto y atento, que Dios eligió para acompañar la vida de Jesús y estar junto a María Virgen, en su proyecto de amor para la humanidad.

Como ayudarnos

Acompañamos a 160 familias de escasos recursos que viven en  los barrios de Montero o del campo, en un modo personalizado y atento, también a través de la trabajadora social.

Es un espacio de acogida y promoción humana dirigido a las familias de la zona de Riacho Grande. 

Nace con la intención de crear un lugar para mejorarla realidad de niños, niñas y adolescentes 

Loading…