1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Celebración Eucarística en Borgonuovo Bolonia, Italia.

Recordando al padre Luigi Faccenda

 
El Padre Sebastián Quaglio nos ha sorprendido nuevamente con una de sus iniciativas, fruto de intuiciones y deseos del corazón y del Espíritu. Presente en estos días en la Casa de la Inmaculada de Borgonuovo con algunos de los Misioneros de la Inmaculada padre Kolbe (de los cuales es el co-fundador) quiso celebrar una misa en el lugar donde el Padre Luigi Faccenda transcurría (también por motivos de salud) gran parte de su día, su "estudio". 

26 enero 2015

 

Un pequeño grupo se encuentra en el estudio del padre: misioneras y misioneros, unidos como una única familia. Padre Sebastián inicia explicando el motivo de la celebración: "Sobretodo por dos motivos: para agradecer al padre Luigi por todo lo que surgió de nuestro encuentro, por todo lo que pasó después, y por una gracia personal que tengo necesidad. Y quisiera que cada una de ustedes recordara en este momento quién es y quién fue, quién tendría que ser para todos nosotros. Yo soy franciscano, tal vez entiendo un poco... quizá sus límites no le permitieron hacer muchas cosas. El no pudo hacer mucho de lo que soñaba pero comenzó a través de ustedes". 
Y una invitación dirigió a los presentes: "Háblenme de Él". 

Algunas intervenciones espontáneas:

- Recuerdo su amor a la Inmaculada y su pasión por las personas, la evangelización, la misionariedad, cosas que comunicó a tantos con su testimonio y con su acción. Decía: "Yo por la salvación de una persona estoy dispuesto a morir". Deseaba la misión justamente para ir y donar todo, quizá también su vida. (Anita)

-Cuando era adolescente conocí al padre y vi en él toda la respuesta de como tenía que realizar mi propia vocación, en la secularidad, en el amor a la Virgen, en la misionariedad hacia todos. Para mí fue único ese encuentro, entendí lo que Dios me pedía, se hizo posible lo imposible... Nunca dejaré de agradecer a Dios por el don del Padre. (Loredana)

- Para mí fue un padre, cargado de humanidad, de espiritualidad, un padre lleno de confianza, de esperanza, verdaderamente misionero, con el corazón de profeta, muy abierto y disponible a recibir todas nuestras necesidades y las de cada persona, con la novedad del Evangelio, con mucha creatividad. Un hombre lleno de bondad, alegría, sabía vivir todas las grandes preocupaciones confiándoselas a la Virgen, hombre de mucha oración, de fe. (Ana Isabel)

- Yo soy feliz de haber descubierto este carisma y de haber sido iluminada y de entrar en esta misión mariana kolbiana. Puedo decir que el padre era una gran misionero, su pasión por las personas era grande, la comunicaba en todos los momentos, verdaderamente un gran mensajero de María. (Iolanda)

- El padre Faccenda para mí es un ejemplo de fidelidad. Fue una persona que tocó profundamente mi camino, mi vocación. Cada vez que tengo que hablar del padre no encuentro palabras... Quisiera vivir lo que él ha vivido, su testimonio, ser lo que él fue... (Toninho)

Agradecemos al padre Sebastián y le deseamos un buen viaje a su grande y linda misión en Brasil.