1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Misión

 

El método misionero de Kolbe

El mes de octubre es el mes misionero. Maximiliano Kolbe, incluso siendo un gran misionero, valiéndose de todos los medios más modernos al servicio de la evangelización está convencido que el secreto de todo su éxito consiste en una gran fe en la Providencia.

«¿Niepokalanów no tiene un fin particular que constituye su razón de ser, es decir, la conquista del mundo entero para la Inmaculada, según el ideal de la MI, osea, la actuación concreta del fin de la MI? Y dado que tal fin, "el mundo entero", abarca en sí mismo la "misión" en sentido más amplio y más riguroso del término, conforme al capítulo 3 de la regla, no todos los religiosos, aunque sean buenos frailes, tienen la vocación para esto; por otra parte, aquel a quien la Inmaculada se dignó conceder tal gracia, no puede contentarse con hacer lo que hacen los demás y con la manera corriente de actuar.
El Padre San Francisco es el modelo del misionero su ejemplo, su regla son altamente misioneros y consienten el máximo impulso apostólico dirigido a la salvación y a la santificación de las almas. La característica fundamental de tal regla, la santa pobreza, es el capital que nos permite medirnos con las mayores potencias financieras de los protestantes, de los sectarios, de los ateos, etc. y de su jefe, la masonería, porque la santa pobreza es la caja sin fondo de la divina providencia. 
Nosotros lo experimentamos vivamente aquí en Japón. Si quisiéramos permitirnos una comodidad de cualquier género, se nos impediría incluso, realizar nuestra actividad. Y de este modo quien puede nos ayuda, tanto es así que actualmente nuestro mejor traductor es el profesor Yamaki, japonés, un protestante metodista desde que nació, es más... uno que predica en su Iglesia; sin embargo él se inclina cada vez más al catolicismo y su ideal es el Padre San Francisco pobre.
La Inmaculada como fin y la pobreza como capital: he aquí las dos cosas que Niepokalanów no puede abandonar en absoluto, desde ningún punto de vista. Sin tal fin, dejaría de ser "Niepokalanów", traicionaría su misión. Y sin la pobreza y la completa confianza en la Divina Providencia no se puede hablar de avance.
¡Oh! ¡me dejé llevar demasiado por mi impulso de escribir!»... (EK 299)

«Asimismo escribí una carta de ocho páginas al P. Florián, para que mantenga firme el fin de Niepokalanów polaca, la causa de la Inmaculada y su característica: la pobreza; ya que en la Provincia hay algunos que, no por mala voluntad, sino por el mayor bien de la Providencia, desearían anular las diferencias existentes entre Niepokalanów y los demás conventos, claramente celosos; cuando Niepokalanów, con su vasto programa de conquista del mundo entero para la Inmaculada, está subordinada al Cap. XII de la Regla y bajo amenaza de la pérdida de su razón de ser y de la traición de su ideal, no puede cambiar su propio fin, que no es otro que la actuación concreta del fin de la MI.
No se puede rozar ni siquiera su característica: la santa pobreza, porque con esta característica franciscana Niepokalanów puede medirse con los bolsillos llenos de los aduladores de Satanás; únicamente la caja sin fondos de la Providencia puede cubrir los colosales gastos de la batalla para la conquista del mundo entero para la Inmaculada». (EK 300).

 

También la prisión puede ser una misión

Los campos de concentración, donde Maximiliano es deportado son su Niepokalanów, que Kolbe quiere, porque le ofrecen la posibilidad de conquistar a la Inmaculada, un ambiente que de otro modo no habría podido nunca alcanzar.

«Dondequiera que se encuentre, un alma que ama verdaderamente de corazón a la Inmaculada difunde en el ambiente que la rodea su amor hacia Ella, es decir, conquista cada vez más almas para Ella y de manera cada vez más perfecta». (EK 892)

«La Virgen cambiará en bien también estos sufrimientos. Nos hemos donado a Ella, le hemos prometimos de conquistar almas, hemos dicho de ser siempre su propiedad, tenemos que estarle agradecidos si somos hoy, necesarios aquí y no en Niepokalanów. Hemos sido traídos aquí gratuitamente, tenemos una barraca para prepararnos, un pedazo de pan, no nos falta. Los demás que no saben resignarse, se desaniman y blasfeman, mirándonos a nosotros, nuestro comportamiento de resignación, necesariamente volverán a ser buenos. Si hubiéramos querido venir de Niepokalanów a este campo de concentración para hacer un poco de apostolado quién sabe cuantos documentos habrían sido necesarios y no lo habrían permitido. Aprovechemos entonces esta gracia que nos concede la Inmaculada». 

A su elección heroica le sigue un acto de consagración, heroico en si mismo, pero natural en consonancia con la espiritualidad mariana de Kolbe.
«Madre Santísima, por tu amor me ofrezco a permanecer en esta dura cárcel, aunque si a los demás se le dará la posibilidad de volver a casa. Me queraré aquí, en el olvido y en el desprecio, sin amigos y sin ningún consuelo, a padecer por Ti. Me ofrezco a Ti, oh María, para que muera en este campo entre hombres hostiles e indiferentes, y para qe pueda ser sepultado en el bosque». (De san Massimiliano Kolbe, Padre Severino Ragazzini, pp 235 – 236)

 

A través de María la misión es más eficaz

«Y si Ella pudiese disponer de nosotros de manera cada vez más perfecta, entonces también la actividad misionera, la conquista de las almas para Jesús por medio de Ella cada día más, cada vez más eficaz. El trabajo, el sufrimiento y sobre todo la oración producirían frutos abundantes. 
Y no nos preocupemos de trabajar más o más de prisa de lo que Ella quiere, ya que si actuamos según su voluntad, haremos siempre lo mejor y de la forma más rápida. Sólo en el juicio de Dios sabremos cuántos misterios de gracia se habrán realizado a nuestro alrdedor y cuántas personas se habrán salvado gracias a nosotros, sin que lo hubiésemos siquiera imaginado». (EK 755)

 

... llevar el mayor número posible de personas a Jesús 

«El amor al Sacratísimo Corazón de Jesús es el único estimulo que no empuja a unir a Él, a través e la Inmaculada, el mayor numero de almas de la manera más estrecha": leemos en la nota 2 del programa de la Milicia de la Inmaculada.
Ese es el fin último al que tienden nuestros esfuerzos.
Lo declaramos expresamente también en el acto de consagración a la Sma. Virgen Inmaculada, impreso en las células de inscripción y que expresa la esencia de la Milicia de la Inmaculada. En éste nos dirigimos a la Inmaculada con la siguiente petición:
"Dispón, si quieres, de todo mi ser sin ninguna reserva, ..., a fin de ser en tus manos inmaculadas y misericordiosísimas yo llegue a ser un instrumento útil para introducir e incrementar tu gloria en muchas almas extraviadas e indiferentes y para extender así lo mas posible el bendito Reino del Sacratísimo Corazón de Jesús".
"Donde tú entras, obtienes las gracias de la conversión y de la santificación".
"Ya que cada gracia fluye a través de tus manos del Corazón dulcísimo de Jesús hasta nosotros». (EK 1094)

 

Quien se consagra a María conquista un número de personas cada vez mayor...

«Quien se hace propiedad de Ella de manera cada vez más perfecta ejercitará un creciente influjo en el ambiente que le rodea y estimulará a los demás a conocer cada vez más a la Inmaculada, a amarla cada vez más ardientemente, a acercarse cada vez más a Ella y a consagrarse a Ella hasta llegar a ser totalmente, sin ninguna limitación Ella misma. Un alma semejante, en cuanto propiedad de la Inmaculada conquista para Ella un número de almas cada vez mayor, con todo medio legítimo, y se convierte no sólo en propiedad, sino también en caballero de la Inmaculada».  (EK 1211)