1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

100 años del padre Faccenda

Una voz para nuestros tiempos 

Celebramos los 100 años del nacimiento del padre Luis Faccenda, fundador de nuestro Instituto, y los 15 de su partida al cielo. Son muchos los motivos para agradecer y hacer tesoro del carisma, de su rica herencia espiritual y misionera.  
Presentamos breves páginas del su biografía que iremos publicando en María Misionera, que ha escrito Giuseppina Marinaro.
 

El coraje de ir

¿Qué sucedió en Emilia-Romaña el día después del 25 de abril de 1945? Al final de la guerra se registraron acontecimientos muy serios: violencia feroz, masacres, asesinatos, enfrentamientos y venganzas despiadadas, con un trasfondo político, social y privado, y un contexto de graves abusos y amenazas. En este clima candente, se unen la experiencia humana y espiritual del padre Luis Faccenda y el trabajo valiente y dinámico de la Milicia de la Inmaculada en Bolonia. El movimiento se propaga rápidamente en la devastada Región de Emilia que necesita reconstruirse material y espiritualmente y resurgir de los escombros ideológicos y sociales de la posguerra. Conquista a todos, pequeños y grandes, penetra en distintos ámbitos: iglesias, escuelas y hogares. La dimensión mariana y misionera del movimiento surge desprovista de exaltación y fanatismo. Sostenida por una poderosa y genuina fe en la Virgen María y en la fuerza del Evangelio, responde a las expectativas de vida y felicidad del pueblo de Dios en esos años difíciles..

 

El padre Faccenda es un hombre de fuertes convicciones, tiene ante sus ojos el horizonte y da el paso decisivo. Enamorado de la vida y de la espiritualidad de Maximiliano Kolbe, trabaja con todas sus energías, llega a ciudades, pueblos, parroquias cercanas y lejanas, llevando con él, a la Virgen consagrada a Dios y la causa del Evangelio. Su corazón está lleno de amor y alegría. Los proyectos y actividades que desarrolla son muchas: predicación, conferencias, ejercicios espirituales para adultos y campamentos para niños, peregrinaciones marianas, consagración a María en las parroquias, y además la impresión y publicación de los primeros libros. En 1954, año mariano y centenario de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción, la milicia del padre Luis está en pleno apogeo: un grupo de chicas boloñesas, con el coraje que dan los sueños, pide consagrarse a Dios y querer ser María de nuestros días.

De sus palabras: "Las preguntas se repetían, así que me vi obligado a examinarme. Me examiné a la luz de los superiores, a la luz de la Iglesia, a la luz de la Orden. Todos decían: ‘Es necesario comenzar, es necesario dar inicio’. Me rendí, me di por vencido y dije: ‘No pude ser misionero en China o África. Si la Virgen lo quiere, este Instituto hará lo que yo no he hecho y no podré hacer’. Así nació el Instituto de las Misioneras de la Inmaculada Padre Kolbe. ¿Qué haremos? ¿A quién seguiremos? En primer lugar, al ideal de san Maximiliano Kolbe: llevar a María, hacerla conocer, estudiar a María en el misterio de Cristo y de la Iglesia, para que el pueblo de Dios pueda mirarla, aferrarse a su ayuda, para llevar a Cristo al mundo. Y comenzó el trabajo’" (Homilía, mayo de 1987).