1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Cuarentena con María

Sí con María, 5 días, 5 pasos, 5 minutos

Expresamos nuestro amor a María, compartimos experiencias de las personas que han escrito en nuestra página de face! 
 

No temas recibir a María. Puede parecer raro, sin embargo, hubo un tiempo en el que también yo tuve miedo de creer en María. Fue hace unos años, cuando una crisis, difundida como un virus, invadió las nuevas generaciones de sacerdotes y laicos, cuando se comenzó a venerar menos sus imágenes, o también a sacarlas de las iglesias, cuando comenzaron a disminuir las prácticas de piedad mariana, y cuando se presentó el culto a María como algo burgués, anticuado... y yo, que durante toda mi vida experimenté su potente protección; que tenía una riquísima experiencia de su amor y de su misión en el conducir los corazones hacia Dios y en el restaurar el Reino de su Hijo en muchos hijos, que me había consagrado a Ella, para ser instrumento de su misericordia y de su amor. Tuve miedo. Le habré dado a Ella lo que debía dar a Cristo? Pero después la Iglesia de tantas maneras me respondió: "No temas recibir a María". P. LUIS FACCENDA
 
María Ines Rosatelli: María Madre, me acerco más a Jesús. Siento tranquilidad sabiendo que en éstos momentos cuidas de todos y de mi hijo que está en su trabajo en el sur y no puede  volver. En estos tiempos sé, Madre, que estamos bajo tu Amparo. En ti confío Madre mía. 
 
Stella Maris: La Virgen María me prepara siempre para recibir a Jesús Eucaristía porque sin sus ruegos no podría recibirlo, y rezando el rosario me enseña a rezar por todos mis hermanos!
Cuando escucho que María me dice ¿No estoy yo aquí que soy tu madre? Siento me que dice que siempre está a mi lado para interceder! Puedo expresarle mi amor ofreciéndole a Jesús Eucaristía para reparar su corazón Inmaculado!!!
 
Dora Carabajal: Mi madre María me hace sentir protegida, amada, cuidada. Es mi intermediaria perfecta ante Jesús. Gracias Madre, por enseñarme a amar cada día y perdonarme y volver a ponerme en el camino correcto, el del amor.
 
Susana Lidia Tunoni: La Virgen María, como mi mamá, me acompaña en los momentos difíciles y hoy más que nunca. Cuando me recuerda, que aquí está, me disculpo, por todos los momentos en que flaqueo y le pido que me de fuerzas y me lleve cada vez más cerca de su Hijo.
 
Mili Franza: María me acercó más al corazón de Jesús y a través del rezo del rosario conocí muchas personas privadas de su libertad que experimentan la misericordia de Dios y aprenden a ser libres en espíritu. Cuando María me dice ¿no estoy yo aquí que soy tu Madre? Siento que me quiere recordar que está siempre a mi lado, que soy su hija, que me protege y camina conmigo en cualquier circunstancia. En estos días puedo expresarle mi amor a través de un canto o un Ave María cuando me despierto!
 
Alicia Dente: No estoy yo aquí que soy tu madre me da confianza, esperanza, tranquilidad. Me queda resonando en el corazón SE LLAMA MARÍA la eterna compañía de mí corazón.
 
Mariela Conti (consagrada a la Virgen de Riestra): Que la Virgen María nos cubra con su manto y nos ilumine para pasar este momento.
 
Claudia Tapia (consagrada a la Virgen de Riestra): María me acercó más a Jesucristo, me ayudó a crecer más en la fe y saber que nada es imposible para él. Que nos ama sin importar nuestros errores y que el amor todo lo puede.
 
Claudia Giardino: María me acompaña e intercede al Padre en cada una de mis peticiones. Madre que guía, que alienta en los momentos más difíciles. Acompañando a mis hermanos más cercanos, como Ella me acompaña.
 
Bibiana Urquiza: María, me invito a formar parte de la Legión pues le había pedido hacer algún servicio. Ella me pide más confianza, me recuerda que no soy omnipotente, que yo todo no lo puedo. Me pide que imite sus cualidades, en especial el trato a los demás. Gracias Madre.
 
Estefanía Sarde: María me tomó de la mano y muy pacientemente me ayudó a conocerla como una dulce Madre. En los momentos de mayor oscuridad e incertidumbre de mi vida siempre fue amparo. Me animó a conocerme y desplegar mi autenticidad. Hoy al mirarla veo la mujer revestida de Sol que comprendió como nadie el corazón de Dios. Por eso como Ella y con Ella
busco seguir a Jesús, viviendo su propuesta del Reino en medio de su Pueblo.
 
Yanina Elizabeth: Nuestra madre María me ayudó a reencontrarme con Jesucristo y a reconciliarme con mi familia. Ella me reconforta y me hace sentir que nada malo pasará. En este tiempo de aislamiento le propongo sumarme en oración para pedir el cese de esta pandemia.
 
Mariela Coniglio: María hizo que siga adelante ante una situación de gran dolor, que estamos protegidos. Colaborar, acompañar al que necesite y rezar para que transitamos esta situación con paciencia.
 
Elena Graciela Moura: En cada momento de mi vida, me orienta, me ilumina, sin duda llevándome a encontrarme con Jesús. Gracias Madre, bajo tu manto estoy.
  
Alejandro Toro: María, Ella es mi Madre y me Ama, a quien temeré?
   
Emi Vales: Fue a través de María que experimenté el amor infinito, gratuito y sincero de Dios. A través de Ella, en su compañía y mirándola, sentí que Dios me amaba en lo más profundo de
mi. Mi fiel compañera, me ha dado paz y confianza en momentos de miedo. Hermosa propuesta!!! Gracias!!!
 
Yago Veltri: María es una de las personas más importantes de mi vida. Me enseñó a llegar a Jesús, me acompañó cuando más lo necesite. Ella es como mi maestra particular, me acompaña, me agarra la mano y me ayuda con delicadeza a tomarle con la otra mano al Señor.
Siempre trato de dedicarlo un tiempo a Ella, escuchando una canción, rezando un ave María y de vez en cuando un Rosario. En éstos últimos meses me ha sido muy compañera pase por un momento muy complicado en el que mi fe se veía muy escasa y gracias a Ella pude ver nuevamente el rostro Jesús en cada una de las personas que me rodean. Es mi mamá que todas
las noches me acoge para poder dormir, para poder seguir en éste camino de fe que tan feliz me hace.
 
Susana Medina: María, por mi, hizo todo lo que soy... Siento en el corazón que Ella hace más por mi, que yo yo por ella. Cuando necesito de mis hijos, o ellos necesitan algo, allí recurro a Ella. Le pido PERDON,.. y ¡Gracias por estar siempre!

Rosa Martinez Iriarte: María me abrazó y protegió con su manto en un momento muy difícil de mi vida y a través de su hijo Jesús sanó todas mis heridas, me colmo de gracias y AMOR!!! La amo con todo mi ser, como así a su hijo JESÚS!! ELLA me fue llevando de la mano y me enseñó a adorarlo y recibirlo con mucho amor en cada eucaristía. Nada he de temer Madre porque tú estás AQUÍ.