1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Centro Kolbe - Olavarría

Yamados Campamento 2020

    
 

Con el lema YAMADOS, se invitó a los jóvenes a reflexionar sobre la vida y también a compartir con otros, la alegría de ser amados por Dios, desde la propia originalidad, con todo lo que somos. Desde la música, el baile, los sketches, los juegos, las distintas dinámicas y charlas, la contemplación y la oración pudimos realmente vivir de la mejor manera el campamento y experimentar que Dios nos invita a compartir su amor con y para los demás.

Es difícil describir algo que te llena tanto el alma y te cura de muchas formas, pero voy a  intentarlo. Llegamos y como siempre nos recibieron todos con las sonrisas mas grandes que vi en mi vida y los brazos bien abiertos, automáticamente te sentís en casa, con las buenas energías y el amor que te rodea, el tiempo se pasa volando, fueron tres días donde a demás de acercarme a Dios, pude hacer amigos y experimentar sentimientos que nunca había sentido. Lo que más me marcó fue el momento de adoración a Jesús. Llorando rece por mi papá, que recientemente operaron de cáncer por segunda vez. Mientras se me caían las lágrimas me sentía en paz. Por primera vez en semanas podía llorar sin sentirme juzgada, podía estar vulnerable y sentirme protegida, con los brazos de María envolviéndome a través de todas las personas que estaban ahí, de las que al verme llorar se acercaron a mí y en un abrazo me dijeron que estaban presentes o que me preguntaron si estaba bien. Definitivamente fue uno de los mejores fines de semana de mi año, no dudo ni un segundo al decir que Kolbe y la JMI son mi segunda casa. Francisca, Olavarría.
La reflexión y cercanía con Dios que sentí alrededor del campamento fue increíble, encontramos una forma divertida de cantar y reflexionar nuestra oración.
Las misioneras nos recibieron muy cálidamente,haciéndonos sentir como en casa, una gran casa que compartimos con Dios y nuestros hermanos. Todos logramos compartir de una forma hermosa, colaboradora y demostrando amor siempre, en un ambiente dónde la música y la buena onda nunca falto, y dónde verdaderamente nos sentimos llamados a participar. Desde mí experiencia personal viajando solo para llegar al campamento porque verdaderamente me sentí llamado a formar parte y a participar con todos. Creo que el mensaje final al que todos deberíamos llegar es gracias, por un fin de semana tan hermoso para todos. Manuel, Olavarría.