1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

50° años de vida y de misión  

CELEBRACIONES JUBILARES

Juntos celebrando al Dios de la vida por estos 50 años
 

“Ustedes están allí para ayudar, para hacer propuestas, no para sustituir a nadie. Ustedes están allí para predicara María, darla a los hermanos, para que encuentren a Cristo en su Corazón materno”. Así se expresaba nuestro padre Luis al enviar a las primeras misioneras.
Alabamos al Señor por su bondad y su amor que, desde la entrega de nuestras hermanas vuelve a elegirnos para ser presencia mariana entre los hermanos.

 

50 AÑOS DE VIDA Y DE MISIÓN

Afrontando los pasos nuevos del camino post-asamblea, es lindo renovar la consciencia de que hoy los pasos son posibles, porque otros antes trazaron caminos y dejaron huellas en los corazones de tantos hermanos y hermanas.    
- Un gracias de corazón a nuestras primeras hermanas, que con el coraje y la audacia de los apóstoles, recibieron con agrado la invitación de partir hacia una nueva tierra y una nueva patria; un recuerdo conmovido a Rita, que gastó su vida por el amado pueblo argentino, y a Amelia: juntas hacen fiesta con nosotros en la Niepokalanów celeste; y a Savina, testigo para nosotros de las “aventuras” del inicio.  
- Gracias a todas las misioneras que a lo largo de estos 50 años fueron parte del camino inicial permitiendo su desarrollo y crecimiento. 
- Gracias a las jóvenes argentinas que han recibido el don de esta llamada y han creído en la fuerza y en la fecundidad del carisma mariano misionero.
- Gracias a los voluntarios y a tantos amigos, colaboradores, que en las diferentes comunidades hacen más linda y enriquecedora a nuestra familia.  
- Gracias a todos los miembros del Instituto, que han sostenido y acompañado el camino de la misión argentina con la oración, el compromiso y su participación.

Hoy, todos juntos, podemos alegrarnos de las maravillas que el Señor ha realizado con nosotros y a través nuestro en estos 50 años de vida y de misión y elevar nuestro «magnificat de alabanza y de agradecimiento, porque el grano se ha convertido en espiga y el óbolo se ha multiplicado y se ha convertido en un cofre». (Padre Luigi Faccenda, America Latina: Una storia missionaria, Edizioni dell’Immacolata, 1982).

Que este aniversario sea para las tres comunidades argentinas de Olavarría, Villa Ballester y Salta motivo de agradecimiento, de memoria, de gratitud, que marque un renovado compromiso de evangelización y de testimonio, un nuevo fervor en la animación juvenil vocacional: solo así se abrirán caminos nuevos para recorrer con pasos nuevos.

 
 
Algunas fotos