1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Sí, para siempre

Consagración a Dios y Profesión perpetua de Katia Colombo

Sábado 15 de junio Katia se consagró para siempre a Dios. La celebración se realizó en el Auditorio Maximiliano Kolbe, muchos sacerdotes y amigos que vinieron de la provincia de Milán, del pueblo de Katia. ¡Una hermosa fiesta!
Gracias Katia por tu sí que enriquece nuestra Familia consagrada!
 

SU ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN

Borgonuovo, 15 junio 2019

  SEÑOR TE UNISTE A MI Y ME ELEGISTE PORQUE ME AMÁS. Y YO TE ELIJO A VOS, QUIERO ESTAR CON VOS EN TUS BRAZOS Y  EN TU CORAZÓN.

  SÍ, LO QUIERO Y LO DESEO CON TODO EL CORAZÓN  porque he experimentado tu gran amor y tu verdadera alegría, esa alegría profunda que me das cada día. La alegría verdadera que me has prometido amándome sin medida, amándome no obstante lo que soy, no obstante mis límites y mis faltas. La alegría verdadera que se encuentra permaneciendo en Vos, la alegría plena que nadie me podrá quitar y que solo Vos podés cuidar y lograr en lo íntimo de mi corazón. Recorriendo estos 5 años desde mi primer Sí vuelvo a ver mi vida en tus manos como arcilla en las manos del alfarero y me sorprendo como me estás plasmando continuamente con esa atención, perseverancia, premura y obstinada paciencia que solo un Padre puede tener por su hija predilecta. Hubo momentos de alegría y de esfuerzo pero Vos, Señor, estuviste siempre conmigo, me tuviste siempre entre tus manos, consolado en los momentos de desaliento, levantado en las caídas, escuchado en la prueba, exultado en la alegría. Junto a Vos el gran don que nos confiaste, María tu Madre. La mujer del Sí incondicional, sin medida. MARÍA, madre, hermana, amiga a la que trato de imitar con todo lo humano que tengo dentro. Por medio de la entrega a Ella, que cada día renuevo, hago experiencia de abandono confiado en la Madre y, como en Ella la Palabra de Dios no encuentra obstáculo sino un espejo, un modo original de reflejarse, de propagarse, de expandirse, también yo siguiendo su ejemplo deseo vivir mí: AQUÍ ESTOY.

  SÍ, MI DIOS, AQUÍ ESTOY HOY PARA DECIRTE SÍ!. Sí, la palabra más bella que se puede pronunciar, decía nuestro fundador p. Luis Faccenda.

  SÍ, PARA SIEMPRE SÍ, son las palabras que con alegría y gratitud hoy te digo a Vos, mi Dios, porque te amo y quiero continuar viviendo mi vida contigo. Con la seguridad que tu Amor es fiel, que Vos estás en mí y yo en Vos, en la fatiga y en la alegría, en la salud y en la enfermedad, yo Katia en alabanza de la Santísima Trinidad, con la firme voluntad de consagrarme más íntimamente al amor de Dios, siguiendo a Cristo pobre, obediente y casto para desarrollar una misión de amor y de servicio en la Iglesia y en el mundo, emito en tus manos, Giovanna, los votos de castidad, pobreza y obediencia, PARA TODA LA VIDA, según las Constituciones de las Misioneras de la Inmaculada Padre Kolbe.

  PERMANEZCAN EN MÍ Y YO EN USTEDES PORQUE SIN MÍ NADA PUEDEN HACER. SI MI ALEGRÍA ESTÁ EN USTEDES, TENDRÁN UNA ALEGRÍA PLENA

   Permanecer en Vos, en la obediencia para vivir la verdadera libertad de hija enviada allí donde Vos querrás. Permanecer en Vos en castidad para vivir las relaciones y abrirme al prójimo con serenidad y gratitud y vivir de modo auténtico mi relación con vos, mi Dios. Permanecer en Vos en pobreza, para vivir con simplicidad y gratuidad la esencialidad. Esto deseo hoy, permanecer con vos para continuar viviendo mi vida con alegría y generosidad, gastándome sin medida por Vos y por el prójimo; solo así mi vida, por Tu gracia, podrá dar frutos. Al mismo tiempo renuevo mi incondicional ofrecimiento a la Inmaculada. Confío con todo el corazón en las oraciones de mi familia espiritual, para que, con la gracia del Espíritu Santo y la intercesión de san Maximiliano Kolbe, pueda donar a cada hombre la luz y la esperanza del Reino.  

  Un agradecimiento especial a mamá, papá, Andrea, Mara y Alessio, que han sostenido y que hoy se alegran junto conmigo. Gracias a todos los tíos y primos por su significativa presencia en mi vida. Un gracias a mi familia espiritual que me ha recibido y acompañado y que me permite vivir hoy mi sí a Dios en la gran familia de la Iglesia. Gracias a P. Marcos que continúa a acompañarme con paciencia y disponibilidad haciéndose instrumento en las manos del buen Dios. Gracias a todos ustedes amigos que de diferentes modos han hecho una parte de camino junto conmigo haciéndolo más bello. En este momento de gratitud no puedo olvidar a los parientes, a nuestro P. Luis Faccenda y a las misioneras que han hecho una parte de camino conmigo y que ahora están acompañándome desde el cielo, un recuerdo especial para mi abuela Rosa y para Raffaella, lo sé que desde allá están gozando conmigo. En comunión, con todas las hermanas presentes en las distintas comunidades del mundo, hoy fiesta de la Santísima Trinidad, pido para mí y para cada uno la bendición de Dios.

 En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

 Katia Colombo