1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Misión en La Pampa
Siempre con la vida… en salida!

En este tiempo de preparación a la Navidad regresamos a la ciudad de General Pico, La Pampa, para continuar la misión iniciada hace dos años…

Testimonio de María del Carmen... 
 

  En este tiempo de preparación a la Navidad regresamos a la ciudad de General Pico, La Pampa, para continuar la misión iniciada hace dos años…
  Un poco de temor mezclado con alegría, entusiasmo y desafío eran los sentimientos que llenaban mi corazón.
  Una cálida acogida de parte del grupo de laicos colaboradores y del párroco dio sosiego a mis expectativas.
  Todos esperaban nuestra llegada para compartir un tiempo de anuncio, de encuentros, de diálogo y de cercanía de la vida en la fe. Un barrio nuevo en las afueras de la ciudad nos ha sido confiado para conocer a las familias y ofrecerles momentos de proximidad con la comunidad parroquial, muy distante para estos vecinos. Una parte nueva del barrio Federal con 400 nuevas casas era nuestro campo de misión. Las familias han llegado al barrio hace apenas un mes, algunas todavía están terminando la mudanza, otras están construyendo tapiales, otras el garaje, otras cultivando flores para alegrar el patio… así es que cada día de esta semana vimos como la vida, el trabajo, las personas, daban color, sentido, esperanza a los claros muros de las casas, a las polvorientas calles y al futuro que cada familia está proyectando.

 Acompañadas de la Virgen y de algunas personas de la comunidad parroquial, cada mañana recorríamos las calles del barrio para tocar el timbre de cada casa y esperar con ansia que se abriera la puerta para saludar a las personas. Fue muy significativo el encuentro con las familias… La sorpresa de ellos los hacía ser un poco desconfiados pero al decirles que deseábamos darles la bienvenida al barrio, saludarlos en nombre del párroco y la comunidad, todo cambiaba! Una sonrisa, una mano tendida, una puerta que se abría de par en par y un corazón agradecido porque Dios y María entraban en el hogar. Cuántos diálogos profundos, cuántas lágrimas recogidas y compartidas, cuántas esperanzas comunicadas en cada encuentro!   Todas las casas están habitadas por familias jóvenes con tantos niños y adolescentes! Todos han luchado y esperado por años y años para poder tener la casa propia! Todos nos han expresado la fuerte emoción que sienten por ver realizado el sueño de tener la casa propia, la gratitud hacia el buen Dios que los acompaña y sostiene en el camino de la vida.
  Al salir de cada hogar el corazón nos palpitaba de gozo por el bien recibido, nuestros comentarios eran de gratitud al Señor por sus maravillas y siempre ofrecíamos a la Virgen los deseos de cada familia para que cuidara de cada uno de ellos…
  Fue muy enriquecedor saludar y dialogar con familias cristianas no católicas, la cortesía y gentileza en el trato que nos demostraron nos dieron testimonio de que es posible vivir la unidad. Algunas familias nos dijeron que son ateos, que no creen, que no les interesa…. pero en su sencillez y franqueza nos ofrecieron siempre un ejemplo de respeto. Qué desafío es la misión! Es verdad lo que dice Papa Francisco, la Iglesia en salida… para anunciar el Señor, para donar el Pan de la Vida, la esperanza y la luz de un Dios que hace nuestra historia… Estoy feliz de este regalo que me hizo el Señor! Porque así renové cada día mi consagración a Él y mi ardor misionero con alegría y fidelidad.
 
  A María que caminó con nosotros para donar su ternura de Madre confío las familias encontradas para que Ella continúe a guiarlas y sostenerlas en los pasos cotidianos… con la certeza que caminará junto a nosotros en el tiempo de misión del próximo año. Qué bella es nuestra misión cuando son las almas que esperan, que nos cansan… cuando el cansancio se hace liviano porque Jesús carga el peso de la vida!
 
Gracias Señor por tus huellas encontradas en tantas personas, por tu presencia en el rostro y en la vida de cada niño, papá, mamá… que salió a nuestro encuentro!  

 
 
 
 

Descubriendo el camino que nos lleva a la felicidad