1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Fiesta mariana

50 años de vida y de misión
LLevar a María hasta los confines de la tierra

Con esta celebración eucarística damos inicio al Año jubilar de su llegada a nuestra tierra, que se concretó aquel lejano 12 de julio de 1969 cuando vinieron al Seminario de Azul las tres primeras misioneras: Amelia, Rita y Sabina. Celebramos también los 25 años de consagración a Dios de Norma Fonseca y Graciela Rodriguez.
 

Compartimos algunos extractos de la Homilia de la celebración de inicio del año jubilar, pronunciada por el Pbro. Enrique Germade
(...)
Los testigos del amor de Dios en el mundo, los mártires de todos los tiempos en la Iglesia, nos hacen presente esta verdad. Ellos son estrellas que iluminan nuestro camino. Lo es de un modo particular San Maximiliano María Kolbe, mártir de la caridad, patrono de nuestro difícil siglo. Su vida y su carisma están presentes entre nosotros, de modo especial, por las Misioneras de la Inmaculada que llevan medio siglo aquí, en Olavarría, en nuestra diócesis de Azul y en tantos lugares de Argentina. (...)         
      
¿Cómo no recordar con gratitud y alegría aquellos comienzos?  Me acuerdo que siendo un niño de catequesis frecuentaba aquella casa, y también cuando el querido y recordado P. Faccenda bendijo la piedra fundamental de este Centro un domingo de octubre de 1975 y luego, siendo monaguillo, cuando se celebró la primera misa en este edificio que sólo tenía entonces la estructura de hormigón armado con una pared de ladrillos que corresponde a la capilla. Aquel día hizo su profesión Ercolina Antoni, la primera en nuestro país.         

Le siguieron muchas vocaciones y fue creciendo la construcción y el trabajo apostólico de las Misioneras, congregando especialmente a las familias y los jóvenes, que acudíamos numerosos a un encuentro mensual que reunía chicos y chicas de toda la diócesis.

Como la simiente del Evangelio, la obra del Instituto tuvo unos comienzos humildes pero un crecimiento grande que ha dado y sigue dando frutos para gloria de Dios y anuncio del mensaje de Jesucristo.          

El carisma mariano-misionero del P. Kolbe es una riqueza para nuestra Iglesia particular y una bendición extendida para otros lugares en Argentina y el mundo donde han llegado las Misioneras, muchas salidas desde aquí. (...)

Este rincón me sonríe.Nos sonríe a todos los que estamos presentes, a cuantos hemos venido una y mil veces a esta Casa para encuentros, jornadas, oraciones, campamentos, vigilias, cursos, celebraciones… tantas actividades que nos hablan siempre de la Inmaculada y de sus consagrados: de San Maximiliano, su caballero y ferviente devoto, del P. Faccenda, fundador del Instituto y heredero espiritual del P. Kolbe, de las Misioneras de ayer y de hoy, de Rita y de su vida en santidad callada, de los Voluntarios de la Inmaculada, de las familias, de muchos consagrados, de tantas personas ligadas espiritualmente a esta obra.

Con memoria agradecida por todo lo que Dios ha concedido a su Iglesia a lo largo de estos 50 años a través del Instituto, hagamos nuestra la exhortación del arcángel Rafael al revelar a Tobías su misteriosa identidad: “Bendigan a Dios eternamente… es a él al que deben bendecir y cantar todos los días” (Tb 12,17.18). Con las palabras inspiradas del cántico de María queremos bendecir al Señor, ahora y siempre: Magnificat anima mea Domino! (...)

 
 
 
 
 
 
 
 

Descubriendo el camino que nos lleva a la felicidad