1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

100 años de la MI - La fuente del amor

  Si queremos que algo cambie en positivo en nosotros y a nuestro alrededor, si queremos encontrar el sentido de nuestra vida y el gusto a la pequeña cosa de todos los días, como San Maximiliano Kolbe, pongamos en el centro a la Eucaristía. Las palabras que Maximiliano eligió para la estampita conmemorativa de su primera Misa, expresan su amor y profunda humildad delante del Señor, presenta en la Eucaristía: “¿Quién soy yo Señor, para que Tú me hayas concedido llegar hasta este punto?” (2 Sam 7, 18). Con San Francisco declaraba su disposición a servir al Señor: “Mi Dios y mi todo”, y se confiaba en la cruz de la Inmaculada con las palabras del Beato Juan Duns Escoto: “concédeme la gracia de alabarte, Santa Virgen. Dame fuerza contra tus enemigos” (EK 1339).
  Durante los Ejercicios Espirituales del año 1916, completaba: “Dios se humilla… Jesús es despreciado, crucificado por ti… Trata de hacerte semejante a Jesús crucificado… Caminando en pos de Jesús serás rey,  amigo, hijo y heredero de Dios; cuanto más cerca lo imite más feliz serás”. Por eso decide para toda su vida: “Sé Cristo” (EK 966). Esta unión con Jesús descubrió y quería profundizarla delante del Santísimo. “Durante las visitas al Smo. Sacramento, únete a los sacerdotes que en todo el mundo celebran el sacrificio de la Santa Misa. Sufre en unión con los sufrimientos de Jesús” (EK 987 d).
  Maximiliano sabe que durante estas visitas entra en comunión con el Dios Santo, y eso lo impulsa a poner como primer punto de su “Reglamento de vida”: “Debo ser santo, lo más grande posible”. Pero enseguida piensa en los demás: “La máxima gloria posible de Dios, mediante la salvación y más perfecta santificación propia y de todos los que viven ahora y que vivirán en el futuro, por medio de la Inmaculada” (EK 971). En el Smo. Corazón de Jesús buscaba la fuente de esta santificación: “Los sacerdotes que tienen una viva devoción al Smo. Corazón de Jesús aprenderán el arte de llevar al arrepentimiento los corazones, incluso los más duros”(EK 987b).
  Por eso: “El amor de Jesús en el Smo. Sacramento (en la hostia) está por encima de todo. Él lo es todo para nosotros. La intensidad del amor de amistad es el celo. Aquel que ama a Dios por sí mismo trata de que todos lo amen, ya que El es digno, y busca la manera de realizar su propósito. Con prudencia…”, y siguen tantos suspiros: “dulce Corazón de Jesús, te lo ruego ardientemente: haz que te ame, que te ame cada vez más”(EK 987b).
  Esta unión con Jesús y el amor divino lo empujaba hacia los hermanos: “El amor destruye los defectos y conduce rápidamente a la perfección… Jesús vive en ti. Amor a Jesús mediante el amor fraterno, para que Jesús viva y reine en todos. M.I.”(EK 987e). Una expresión concreta de este amor fraterno era su asistencia y servicio sacramental a los enfermos, a los que llevaba él mismo la Comunión. Muy interesante las indicaciones que da al Padre Florián Koziura, Superior de Niepokalanów, en referencia a la futura “Basílica”: “Querido Padre: seguramente la “basílica” será bastante amplia, conforme a las necesidades, pero pobre y hermosa por la armonía de sus partes, todas convergiendo hacia su único fin: salvar y santificar el mayor número posible de almas a través de la Inmaculada… En el altar mayor me imagino una hermosa estatua de la Inmaculada con los brazos extendidos, que sirva de fondo a la custodia del Smo. Sacramento en la exposición perpetua, mientras los hermano lo adoran por turnos. Quien visita la “iglesia-basílica” se pone de rodillas, permanece en adoración, mira el rostro de la Inmaculada y se va, mientras Ella resuelve con Jesús su problema… Sobre la estatua, en una vidriera, una hermosa reproducción del Corazón de Jesús” (EK 585).  

 Padre Estanislao M. Stój

 

Nuestro Movimiento

 

Fundador de la M.I.

 

Maximiliano un santo muy humano

 

Nuestro ADN

 

Fundador de la M.I.

 

Oraciones a san Maximiliano

 

Video de la vida de san Maximiliano