1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

100 años de la MI - Contra corriente

  Una propuesta de fe nueva, renovadora y contra corriente. Contra corriente porque nos enseña a no rendirnos a la anestesia de un cristianismo rutinario y descolorido; porque nos enseña a leer la historia con los ojos de Dios; porque nos enseña a luchar por el Amor; porque nos hace experimentar la belleza de dejarnos conducir por Dios, de la mano de la Inmaculada.
  Esto es nuestro Movimiento. El nombre de nuestro Movimiento, Milicia de la Inmaculada (MI), encierra plenamente su identidad, su espiritualidad y su misión. Por lo tanto contiene el “programa de vida” de cada uno de nosotros, sus miembros. MI ¿qué significa esta sigla? Es el mismo Padre Kolbe  quien nos lo explica. “La asociación es ante todo “I“ es decir “Inmaculada”.
 
El ideal de cada uno de sus miembros es permanecer a la Inmaculada, ser Su hijo, Su servidor, cosa y propiedad de Ella, en fin, pertenecerle de todas las maneras que el amor hacia Ella pueda inventar; pertenecerle en todo aspecto, por toda la vida, en la muerte y por la eternidad… Hacernos semejantes a Ella, unirnos a Ella, para que Ella tome cada vez mas posesión de nosotros y , por medio nuestro, piense, hable, ame a Dios y al prójimo, y actué. Esto es nuestro ideal: ser de la Inmaculada: “I“.
 Quien ama a la Inmaculada de esta forma, llegando a ser siempre más perfectamente propiedad suya, tendrá una influencia cada vez mayor en el ambiente que lo rodea, acercando, con todos los medios legítimos, cada vez más personas a Ella, y se convertirá en verdadero caballero, “milite” de la Inmaculada: “M “ (cfr. EK 1211).
 
Cuando , el 16 de octubre de 1917, en Roma, a través de esta consagración a la Inmaculada, nacía la MI, Fray Maximiliano y los otros seis franciscanos no conocían lo que había pasado en Fátima, Portugal, tan solo cuatro días antes. Ese 13 de octubre, la Virgen apareció por última vez a los tres partorcitos –Lucia, Jacinta y Francisco- entregándoles un mensaje que iba  a empezar una nueva era; pidió la consagración del mundo entero y de cada persona a su Corazón Inmaculado. ¿Fue una inspiración la de Maximiliano? Fue mucho más, y creemos que, esa  noche, estaba María, recibiendo de esos siete “caballeros” la primera generosa respuesta a su pedido. De este modo, el movimiento de la Milicia se ponía al servicio de su Reina y Señora, para “ayudarla“ en su misión de Inmaculada Madre del Salvador.

Maximiliano había contemplado largamente el misterio de la Inmaculada Concepción, y había llegado a comprender los deseos de María para la humanidad. ¿Y por qué María, “Inmaculada Concepción”? Porque la Inmaculada habla claramente de ausencia de pecado, de victoria total del bien sobre el mal, de derrota de las fuerzas del maligno y triunfo del amor de Dios. Todos hacemos experiencia del mal y del pecado presente en nosotros y a nuestro alrededor, pero sabemos que hay una lucha en acto, y debemos  elegir conscientemente de qué lado estar. Por eso Jesús vino al mundo, para que hagamos nuestra  elección. Pero El mismo constató: “Muchos son llamados, pero  pocos son los elegidos” (Mt 22 , 14). Entre estos llamados estamos también nosotros, los consagrados a la Inmaculada.

 

100 años de la M.I. - Nuestro Movimiento

 

100 años de la M.I. - Fundador de la M.I.

 

100 años de la M.I. - Maximiliano un santo muy humano

 

100 años de la M.I. - Nuestro ADN

 

100 años de la M.I. - La fuente del amor

 

Oraciones a San Maximiliano

 

Video de la vida de san Maximiliano