1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Apóstol

En San Maximiliano arde un espíritu apostólico que no conoce pausa. Su secreto es el amor ilimitado a la Inmaculada: llevar a cada hombre al Sagrado Corazón de Jesús, a través de Ella, como él mismo afirma: “Es una misión por la cual vale la pena vivir, trabajar, sufrir y también morir, si Dios quiere, como mártir”. 
En preparación a su Sacerdocio escribe el siguiente propósito: “...Sé hombre, sé cristiano, sé religioso...”
(EK 967). 

Volviendo a Polonia escribe: “El programa de la M.I. ha obtenido oficialmente la confirmación por parte del Obispo de Cracovia (el permiso para la imprenta). ¡Gloria a la Inmaculada! Por la noche, reunión de la M.I. al terminar el Magnificat por la confirmación del programa”(EK 988H). 
A un hermano comunica: “En cuanto a la M.I. no vayas a pensar que este asunto vaya adelante con tanta facilidad; si hay algo bueno, debe purificarse en el fuego de las pruebas y las adversidades” (EK 30B). 
De los Ejercicios Espirituales se puede ver una fuerte carga interior: “Debo ser santo, lo más grande posible. La máxima gloria posible de Dios mediante la salvación y la más perfecta santificación propia y de todos los que viven ahora y vivirán en el futuro, por medio de la Inmaculada” (EK 971). 

Ni siquiera la enfermedad y la clausura en el sanatorio de Zakopane logran apagar su ardor apostólico. De sus apuntes: “Yo me reduzco a la acción de un miembro de la M.I. y con moderación; no organizo nada, solo rezo y hago rezar a los demás, y hablo un poco...” (EK 55). “Humilde, amoroso, activo, ilimitado, confiado abandono en la Inmaculada –María“ (EK 972). San Maximiliano es una persona audaz que piensa “a lo grande”. De hecho, si la actividad de un miembro de la Milicia debe ser abierta a la gracia de Dios por esto, con todo su celo, él propaga la devoción y el amor filial a la Inmaculada. Piensa en un apostolado hecho a través de la prensa: 
“Las conferencias en la «Sala Italiana» ya no eran suficientes, puesto que la M.I. se había extendido también fuera de los muros de Cracovia. Solo una revista podía unir entre sí a los asociados dispersos. Por ello, a principio del año 1922, gracias a la extraordinaria ayuda de la Inmaculada, surge el «Caballero de la Inmaculada»”(EK 989B). Llega también el día en el cual Kolbe no tiene más dinero para pagar las últimas cuentas de la prensa. Su amigo, hermano y cofundador de la MI, Padre Quirico Pignalberi recuerda: 
“Pidiendo con insistencia la intervención de María en la Iglesia, levantó la vista y vio una bolsa sobre el altar. En Ella estaba prendida una nota: «Para mi querida Madre, María Inmaculada». Adentro había dinero: el monto exacto del costo. Lo llevó gozoso a su Superior, quien lo autorizó a utilizar el dinero”.
La Inmaculada es elegida modelo e inspiradora de su empeño cristiano y apostólico porque, en cuanto que libera de las sombras del pecado, representa el símbolo humano del mundo de Dios, al cual él quiere llevar a todas las personas.


 
 

Video en español
Padre Kolbe y sus publicaciones