1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

100 años de la M.I. - Fundador de la M.I.

Durante la permanenciade san Maximiliano Kolbe en Roma, en Italia, reina con mucha soberanía la masonería,con actitudes abiertamente hostiles hacia la Iglesia católica se ven con frecuencia: manifestaciones, cortejos y grandes carteles alzando a Satanás e injuriando al Papa.
Maximiliano se siente cuestionado por estos hechos: “¿Es posible que nuestros enemigos deban trabajar y tener prevalencia y nosotros quedarnos tranquilos sinocuparnos y ponernos en acción? ¿No tenemos armas más potentes, como la protección de la Inmaculada? La "Sin Mancha" vencedora de todas las herejías no cederá el campo a los enemigos”
En la noche del 16 de octubre de 1917 en un aula del Colegio Internacional de los Frailes Menores Conventuales en Roma, en la calle San Teodoro 42, Maximiliano Kolbe, junto a otros seis hermanos, funda la Milicia de la Inmaculada (M.I.) el objetivo es buscar que todos los hombres se conviertan a Dios, dirigida a los no católicos, a los no creyentes, en particular a los masones; para que todos sean santos, bajo el patrocinio y por mediación de la Virgen Inmaculada.

Las condiciones:
1. Consagrase totalmente a la Virgen Inmaculada, siendo, libremente, instrumento dócil y generoso en sus manos.
2. Llevar la Medalla Milagrosa.
3. Inscribirse en una sede canónicamente erguida.

Los medios de apostolado:
1. Rezar, hacer penitencia, ofrecer a Dios las fatigas y los sufrimientos cotidianos de la vida; dirigirse, posiblemente cada día, a la Inmaculada con esta jaculatoria: “Oh María concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti y por cuantos a ti no recurren en especial por los enemigos dela santa Iglesia y por aquellos que te son encomendados”.
2. Usar todos los medios válidos y legítimos que se tengan a disposición para la conversión y santificación de cada hombre, pero sobre todo la prensa y la Medalla Milagrosa: esta es el signo externo de la propia consagración y la fuente de las gracias prometidas por la Virgen, instrumento de lucha y motivo de oración. Hacerse, por eso, instrumento confiable del Evangelio y capaz de suscitar elecciones cristianas y vocacionales con la oración, la penitencia, el buen ejemplo, la cordialidad, la dulzura, la bondad, cual reflejo de la bondad de la Inmaculada (Cfr. EK 97).

Elemento esencial de la M.I. es la consagración ilimitada a la Inmaculada. ¿Qué significa consagrase a María? Quiere decir acoger el don de Jesús crucificado, es decir su Madre como nuestra madre, y comprometerse como san Juan que acogió a María en su casa, en su existencia, para vivir con Ella.
La asociación se llama “Milicia”, pues aquel que forma parte de ella no se limita a la donación total de sí a la Inmaculada, trabaja todo cuanto puede, para conquistar a Ella el corazón de otros, a fin que también ellos se donen del mismo modo que él se ha donado. El consagrado quiere conquistar a Ella el mayor número posible de corazones, el corazón de todos aquellos que viven actualmente y que vivirán en el futuro hasta el fin del mundo.

 

100 años de la M.I. - Nuestro Movimiento

 

100 años de la M.I. - Contra corriente

 

100 años de la M.I. - Maximiliano un santo muy humano

 

100 años de la M.I. - Nuestro ADN

 

100 años de la M.I. - La fuente del amor

 

Oraciones a san Maximiliano

 

Video de la vida de san Maximiliano