1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Misioneras de la Inmaculada Padre Kolbe

Laicas consagradas a Dios
en el mundo y para el mundo

Vivimos el don de la consagración a Dios en el mundo y para el mundo, en un estilo de vida que encarna los valores evangélicos en los ambientes donde nos encontramos.
Algunas de nosotras viven en la propia familia o solas, otras en cambio viven en grupos de vida fraterna.
Profesamos públicamente y para siempre los tres votos, incorporándonos establemente a nuestro Instituto con un vínculo pleno y mutuo, luego de un tiempo de preparación adecuada.
Nos comprometemos a llevar una vida de oración fiel e intensa, que nos capacita para discernir la presencia y acción de Dios en nuestro interior, en los acontecimientos y en la historia humana.
La castidad que profesamos es la elección de Dios como único Señor de nuestra historia. Renunciamos al amor conyugal sin cerrar las puertas a la vida y al amor. Nos sentimos personalmente amadas por Él y elegidas para hacer de nuestra vida una entrega de amor a las personas que encontramos, sin distinción, valorizando todas nuestras capacidades también las capacidades afectivas.
El voto de pobreza nos hace seguir a Cristo que asumió con total humildad cada realidad humana, llenándola de sentido y transformándola desde adentro.
Aceptamos la precariedad de nuestro ser creaturas, con gran confianza en Dios Padre. Conscientes que esta elección va unida con las exigencias de la evangelización, vivimos en un estilo
de sobriedad que nos permite compartir lo que somos y lo que tenemos. En particular creemos en el valor de la solidaridad, en el uso responsable de los bienes y del tiempo, de la profesionalidad y competencia en nuestro trabajo y servicio apostólico.
Usamos los bienes materiales con sobriedad y desapego, compartiendo las fatigas e inseguridades de todos. Como María, vivimos una existencia de trabajo y donación de nosotras mismas, de responsabilidad y solidaridad, de colaboración y sencillez, convencidas que vale más ser que el tener o el poder.
La virtud base que nos anima es la obediencia de fe, que es una “escucha-seguimiento” de lo que Jesús nos propone cada día con su Palabra. Como María Inmaculada y con Ella buscamos estar abiertas a la acción del Espíritu que va transformando nuestro ser a imagen de la humanidad de Cristo.
El voto de obediencia nos mantiene en una búsqueda permanente del proyecto de Dios aquí y ahora para nosotras y para el mundo. Al mismo tiempo nos hace interiormente disponibles y
libres para elegirlo por amor, con un sí auténtico que se une al de María, servidora del Señor.
La profesión de los votos de castidad, pobreza y obediencia es una elección libre hecha en el amor.


 
 


  • Voluntarios de la Inmaculada P.Kolbe

    Somos laicos y clérigos que deseamos vivir el Evangelio compartiendo la espiritualidad y la misión dejada como herencia por nuestro fundador padre Luis Faccenda.

  • Nuestra historia

    Nuestros orígenes se remontan a una hermosa intuición del padre fundador, padre Luis M. Faccenda, que durante su largo servicio en calidad de Director Regional de la Milicia de la Inmaculada...