1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Vistas misioneras en La Pampa, Barrio Federal

Pre-misión segunda etapa: 29 mayo-5 de junio. El objetivo es conocer el barrio y la realidad de las familias, compartir con ellas la Palabra de Dios y la experiencia de fe. Y convocar a las personas del lugar para que se sumen a esta misión y poder darles herramientas que pueden ser útiles en su camino espiritual y en las visitas a las familias. 

 
Se realizaron además de las visitas encuentros de formación misionera para adultos, encuentro con los niños, rezo del rosario y el rezar con la Palabra de Dios.
Compartimos el testimonio de una joven Vanesa Battistón de General Pico que nos ha acompañado un día durante la misión en el Barrio Federal...

El domingo 5 de junio por fin salió el sol. Ardua fue la tarea de las misioneras estos días en General Pico, el clima de la Pampa es muy duro en algunas temporadas. Pero ello no impidió que viajaran, y tuve el placer de conocerlas. Personas que viven el amor de Dios, de su Hijo, de la Madre; personas con ese brillo en los ojos que solo logra el Espíritu Santo. Agradezco al Señor haber estado aquí, en esta misma capilla de San Cayetano a la que tanto queremos, el domingo pasado para contagiarme del entusiasmo. Agradezco al Señor la guía de las misioneras y voluntarias que dejan en mí un fuego encendido que se avivó en cada visita a las familias del barrio Federal que hicimos, en cada niño que pedía catecismo, en cada pareja que comenzaba a pensar en el matrimonio; primero sorprendida y después agradecida por la visita en su propia casa.

 

Agradezco al Señor poder entender la necesidad de su amor, la sed en los hermanos que ocupados, alejados, o simplemente por no enterarse o no preguntar, se alegraban ante la visita, ante la presencia del Señor a través de su Palabra que los buscaba. Una experiencia inolvidable, riquísima que viví junto a las “chicas de Olavarría” como las empezamos a llamar. Simonetta, una misionera, fue mi compañera durante una mañana y una tarde de misión.
Este tiempo fue suficiente para querer continuar a llevar en cada lugar, como dice nuestro querido Padre Fabián en la misa: “Sin vergüenza” el nombre de nuestro Señor a toda parte, en mi trabajo, en mi casa, en mis amigos, en mi muro de facebook, por mensaje de Whatssapp a mis conocidos.

 
 

Un tiempo feliz donde encontré el trabajo del Señor en tantos hogares donde hay necesidad de acercarse, y por elección personal con el empuje de Jesús a quien le ruego me utilice como herramienta de su fe, me sumo a esta misión desde mi humilde lugar para colaborar de aquí en más en lo que sea posible y  también intentar algún imposible, ¿por qué no?

  Gracias a todos por esta experiencia maravillosa.

  Vanesa Battistón.