1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Décima cuarta etapa

 

Eres un tipo sincero contigo mismo, ¡felicitaciones! ¿Cómo saber si en la oración estamos relacionándonos con Él o con nuestra fantasía? Tu pregunta es más que lícita.
Existe, en realidad, un método que me parece infalible y que me gusta definirlo el test de los frutos. Me explico mejor: un peral produce peras, un manzano produce manzanas y un cerezo produce cerezas y así...
Ahora, si lo que tu adviertes en tu corazón es obra del Espíritu Santo o es obra de tu fantasía lo podemos ver ¿en qué cosa? De tu comportamiento y de tus relaciones.

Si, de ti salen frutos buenos, todo lo que experimentas viene del Espíritu Santo; si en cambio de ti salen frutos malos (llamados carnales), lo que sientes entonces viene de tus sugestiones.
¿Cuáles son los frutos buenos y cuales los malos?
Nos lo dice explícitamente san Pablo (es él el inventor del test de los frutos) en la carta que ha escrito a los Gálatas. El entendía bien sea de los frutos de la carne que de los frutos del Espíritu.

 
 

Un tiempo, había sido muy carnal pensando (en su fantasía) de seguir al Señor mientras en realidad se estaba siguiendo a sí mismo y sus frutos eran evidentes: capturaba y llevaba a la cárcel a los que no pensaban como él, era intransigente porque él se sentía mejor. Pero cuando encuentra al Señor, cuando lo encuentra verdaderamente (no el Señor de su fantasía sino el verdadero) entonces cambia: no se considerará más el primero sino el último, reconocerá la gracia del Señor, aprenderá a agradecer, anunciará a todos la salvación del Señor, se hará portador de su paz y, perseguido, perdonará e invitará a
perdonar. Pablo había verdaderamente encontrado al Señor.

¿Tus relaciones son según los frutos de la carne o del Espíritu?
Si quieres leer la carta de san Pablo a los Gálatas (5,19-22) ¡podrás hacer tú mismo el test de los frutos!

Si deseas compartir tus respuestas, tus dudas, tu historia, y continuar el viaje juntos, puedes escribir a:

Mariela López: marielamisionera@gmail.com (Argentina)
Máxima Llanqui Perez: maximamisio@gmail.com (Bolivia)
 
Décima quinta etapa