1. Inizio pagina
  2. Contenuto della pagina
  3. Menu principale
  4. Menu di Sezione
  1. IT
  2. EN
  3. ES
  4. FR
  5. PT
  6. PL
Contenuto della pagina

Undécima etapa

SALTA!
Para comprender hacia dónde vas pero también hacia donde quieres ir...

¡Hola!

Gracias por lo que me escribiste la última vez... es verdad lo que dices: yo pienso siempre que tengo que MERECER algo! ¡Qué las cosas se me dan solo sí... las merezco!
¡También el amor, hasta el afecto de las personas! Pienso siempre (más bien a veces ni siquiera lo pienso, ¡me sale automático!) que si no me comporto como ellos esperan, no me querrán, me rechazarán, me despreciarán...(aún si esta palabra es fea ¿eh?) entonces me adapto para merecer su cariño.
En el fondo, si lo pienso, es como si comprara el cariño de las personas pero estoy también convencido, que si no hiciera así, no conseguiría nada.
Instintivamente me estaba comportando asítambién con Dios pero tú me dices que con Él no, con Él no funciona así.
¿Sabes que esta cosa es hermosa? Liberadora diría.
¿Entonces Dios me quiere siempre? En efecto con Pedro hizo así, lo perdonó antes que él le pidiera perdón.
Increíble...debe ser algo de Dios, ¿no?
Pero hay otra cosa que me dio curiosidad en tu carta, me escribiste que es importante estar con Él, encontrarme con su Palabra que ilumina...
¿Pero cómo se hace? Yo intento algunas veces encontrarme (como dices tú) con su Palabra, pero no sé si es justo un encuentro. A veces no entiendo mucho, otras veces sí, entiendo lo que leo pero después no sé qué hacer, como continuar y no me parece de recibir la luz de la cual tu me hablas. Más bien, me parece que la mayoría de las veces yo me quedo en la oscuridad.
Tal vez soy yo que no sé como se hace a rezar con la Palabra de Dios...
¿No me quieres dar una ayudita?

Si quieres, pide consejo a un amigo y continua...